Parroquia Santa Lucrecia

Inaugurada el año 1927, fue una de las últimas obras del conjunto barrial. Su diseño también es obra de Ricardo Larraín Bravo, quien destacó por ser uno de los primeros arquitectos en utilizar en Chile el hormigón armado, material predominante en la estructura del edificio.

 

La iglesia está compuesta por una nave principal y dos pequeñas alas laterales. Cuenta con un llamativo antejardín que funciona como atrio, en cuyo centro se encuentra una fuente de mármol. Fue recientemente restaurada tras importantes daños sufridos por el terremoto del 2010.

 

A su costado oriente está lo que fue el inmueble de la Gota de Leche Luis Barrios Valdés, edificado en 1918.

 

Tal institución veló por el cuidado y la alimentación de niños del sector, con el fin de disminuir la desnutrición y morbilidad infantil. 

 

También hubo un asilo de monjas para madres solteras llamado  "Las Creches", emplazado donde actualmente se ubica el Hospital del Instituto de Seguridad del Trabajo.